domingo, 19 de enero de 2014

Análisis: To the moon, para PC

Adoro las historias, y no importa la forma en la que estén contadas mientras me emocionen y me hagan sentir algo especial. Es el caso de To the moon.

Si buscáis un videojuego al uso, una aventura gráfica tal cual, To the moon no debe ser vuestra elección. Pero si os apasionan las historias, como a mí, ya que al fin y al cabo los amantes de las aventuras gráficas somos amantes de las historias, deberíais pensar en adquirir esta pequeña joya de orígenes tan humildes, tan humildes, que ha sido construida por un sólo hombre con un programa tan básico como el RPG Maker.

Para meternos un poco en faena, os diré que To the moon es una historia de amor y de sueños. Un anciano convaleciente contrata en sus últimos días a Sigmund Corp., una empresa que se encarga de cumplir los sueños de las personas. Pero no todo es tan sencillo: la agencia trabaja introduciéndose en los recuerdos de los clientes, de forma que fallecerán creyendo que han cumplido su sueño. Así nos encontramos a los doctores Eva Rosemund y Neil Watts, con quienes viajaremos a lo largo de la vida del anciano Johnny para que logre su sueño: viajar a la luna.

Yo soy, desde bien pequeñita, una apasionada de los videojuegos, algo inculcado por mi hermano mayor con títulos de la tónica de Age of Empires y su variante Age of Mythology, GTA Vice City, Splinter Cell, Warcraft III, y, remontándonos un poco a la era nostálgica de Windows 95, joyas como Veil of Darkness y Simon the Sorcerer. Os puedo asegurar que he jugado menos de lo que me gustaría, pero bastante, y en ningún momento he jugado a nada parecido a To the moon.

Me gustan mucho las aventuras gráficas, y valoro la ambientación de los videojuegos tanto como la valoro en una película o un libro. Considero que es algo importante para "meternos" de lleno en lo que se nos pretende contar. Uno de los puntos fuertes de To the moon es, indudablemente, esa ambientación tan lograda, fruto sin duda de una banda sonora sin igual en la historia de los juegos. Si The Longest Journey ya contaba con una BSO estupenda, no podéis jugar a To the moon sin los cascos puestos. La experiencia no sería, ni de lejos, la misma. Y si son los gráficos lo que os preocupa, no lo tengáis en cuenta: con un estilo al más puro RPG japonés, es sorprendente que unos simples pixels logren transmitir tantas emociones. Además, es un punto a tener en cuenta para los más nostálgicos.

La historia, aunque enormemente original, no deja de quedarse a mi gusto un poco coja. Me encanta el punto de partida, el tema de introducirse en los recuerdos y cumplir los sueños de las personas es algo muy bonito y que sin duda podría haber dado muchísimo juego. Además, trata temas reales, temas profundos. Habla sobre las dificultades, la vida de pareja, los sueños, la esperanza. Refleja un amor puro, un amor verdadero, no una historia de amor al puro estilo Cenicienta, para nada. To the moon cuenta con una de las historias de amor que más ha logrado emocionarme desde que tengo uso de razón.

No obstante, la historia podría haberse desarrollado muchísimo, hasta el punto de conseguir una verdadera obra de arte. No obstante, hay dos puntos entrelazados con este tema que creo que son decisivos: la duración del juego y su jugabilidad.

El juego dura apenas 3-4 horas. En una tarde de domingo, ya te lo has pasado; podría denominarse más una película interactiva que un videojuego al uso. La corta duración de To the moon tiene una doble cara: por un lado, más horas de juego podrían haberse traducido en un desarrollo mucho mayor en su trama y jugabilidad. Por otro, para aquellas personas a las que no les atraigan demasiado los videojuegos, es una experiencia a la que se podrán aproximar sin temor a cansarse, disfrutando de su historia, su magnífica BSO y ese aire melancólico y emotivo que desprende.

En cuanto a su jugabilidad, hay que decir que la participación del jugador en To the moon es mínima. Nos limitaremos a desplazar a los personajes de Eva y Neil durante cortos espacios de tiempo en escenarios muy reducidos, buscando objetos para poder acceder a un "objeto final" que nos transportará en los recuerdos de Johnny. Y ya está, nada más. Una complicación mayor de la jugabilidad podría también haberse convertido en un desarrollo mayor de su trama, pero puede que con ello "apartáramos" a un público un poco menos aficionado a los videojuegos, y un poco más a las historias.

De cualquier modo, hay que tener en cuenta los bajísimos recursos con los que contó el desarrollador a la hora de crear esta pequeña joya, y basándonos en eso, hay que decir que le ha salido bastante bien. ¡Un aplauso para Kan Gao!

Resumiendo... To the moon es un título para todos los públicos, sean adictos a los videojuegos o no. Es una historia, una historia bonita y tranquila, emotiva, preciosa. Eso sí, en una tarde el juego está pasado. No os dejéis engañar por su aspecto de RPG; no es un juego de rol, es más, su jugabilidad es mínima. Muy recomendado.

PODÉIS COMPRAR EL JUEGO AQUÍ.

lunes, 30 de septiembre de 2013

Una servidora con cámara réflex.

Como lo oís leéis, aquí una servidora se ha hecho con una modesta cámara réflex para su uso y disfrute. La afortunada es una Nikon D3000, una cámara muy asequible en cuanto a precio y con unas prestaciones más que suficientes para un usuario principiante. Haría una review, pero no sé demasiado de cámaras así que tampoco hablaría con conocimiento de causa.





La cámara es de mi hermana, me la ha prestado para ir habituándome a las réflex ya que quizás caiga en mis manos la D3100 pero esto es hablar demasiado rápido.

Iré practicando e intentaré actualizar al máximo con mis pequeños progresos en el mundo de la fotografía ;)

Por cierto, ¡se avecina Wrap up librero!

Hasta pronto.

lunes, 9 de septiembre de 2013

Leyendo... Monster

Hoy es un buen día para poner un poco al día mis actuales lecturas y las novelas que pretendo empezar este mes, en el que tengo muuuucho tiempo libre ya que empiezo el curso en octubre y me tiro de los pelos porque no puedo estar sin hacer nada.

No soy muy aficionada a leer manga. Antes me gustaba mucho el anime, y de vez en cuando me leía algún manga por Internet. El único que coleccioné fue Fruits Basket, que me enamoró y que recomiendo a todo el mundo -pero no veáis el anime, por lo que más queráis, que pierde muchísimo-. También me gustó mucho Virgin crisis, aunque es un poco más picante, eso sí. Vamos, a donde quiero llegar: no soy experta en esto del manga, sin embargo últimamente me apetece descubrir alguna que otra joyita en este mundo. Llevaba viendo desde hace tiempo por muchos blogs literarios recomendaciones de Monster, de Naoki Urasawa, un manga de tintes policíacos y aires de novela negra, así que empecé a leerlo por Internet.

Anoche me ventilé dos tomos y quiero más.

Aunque el dibujo no me gusta tanto como otros, tipo Fruits Basket, la historia es sensacional. A grandes rasgos, un cirujano magnífico, el doctor Tenma, tiene su vida hecha en la Alemania occidental de la época del Muro de Berlín. No obstante, el director de su hospital se atribuye todos sus méritos en la prensa y demás. Un día, al hospital entran dos pacientes relevantes: el alcalde, un pez gordo, y un niño, hijo de un matrimonio de refugiados políticos procedente de la Alemania oriental. Tenma recibe órdenes expresas del director de atender primero al alcalde, a lo que se opone ya que el niño entró primero, por lo que le opera a él, con la consecuencia la muerte del alcalde. Tenma ve su vida hecha trizas por desobedecer a su jefe, no obstante, se siente en paz consigo mismo. Pero, nueve años después, se dan una serie de crímenes que estarán íntimamente relacionados con ese niño al que salvó...

No puedo decir mucho más ya que he leído sólo dos tomos y tampoco quiero spoilear, pero estoy enganchadísima así que ya os contaré cuando la termine.

En cuanto a novelas, no estoy leyendo actualmente ninguna. Acabé hace una semana La ladrona de libros -ya os hablaré de mis impresiones en el Wrap up que está por venir-, y ahora estoy pensando ponerme con El brillo de las luciérnagas, pero no sé si va a ser demasiada intriga para el cuerpo.
¡Abrazos a todos!

miércoles, 28 de agosto de 2013

Esta semana suena #4: This is for Matildaaaa...

Desde que me ha dado por ver vídeos de Document your life, proyecto comenzado por Lauren Hannah -aquí tenéis su canal de YouTube, os recomiendo plenamente sus vídeos, y aquí tenéis su página de Tumblr, donde explica el proyecto-, me ha dado por la música tranquilita. Así que aquí va lo que suena esta semana.


He de confesar que el vídeo me da un poco de mal rollo. Pero vamos, es lo de menos.

This is for Matildaaaaa... 

domingo, 25 de agosto de 2013

Si no puede ser kindle... tendrá que ser smartphone.

¡Buenas tardes domingueras a todos! ¿Qué tal estáis? Yo, como es habitual un domingo... aburrida. Cansada de no hacer nada, tirada en la cama/sofá/loquesea blandito. Y así andamos.

Pero vamos al tema que nos concierne: libros electrónicos. No, hoy no voy a presentar aquí el típico debate sobre qué es mejor, sentir las hojas de un libro en papel o la comodidad de un libro electrónico. Aquí cada uno tiene sus preferencias, posibilidades económicas, espacio... en fin, todo depende. Pero, para los lectores y lectoras como yo, que preferimos alternar ambos métodos, o simplemente para los que os hayáis pasado definitivamente al libro electrónico, os traigo mi pequeña opinión o review sobre una app o aplicación para smartphones que no creo que os sea indiferente.

Su nombre es Aldiko Book Reader, la encontráis en la Play Store de Android de forma gratuita, y su equivalente para iOS se llama Stanza. Yo soy orgullosa poseedora de un móvil con Android -si queremos entrar en especificaciones, concretamente 4.1. Jelly Bean-, así que no he probado la segunda, pero sí que quiero hablaros de Aldiko. 

Como amante de la lectura, una de las primeras apps que busqué nada más adquirir mi Bambook S1 -si no os suena la marca, es porque es uno de esos famosos móviles chinos, puede que os comente un poco cómo va el tema de este tipo de smartphones, pero eso será en otro post ;)- fue alguna que me sirviera para leer libros en formato .epub o .pdf. Hasta entonces, no me propuse en serio hacerme con un Kindle, ya que tengo bastantes libros en casa, las editoriales con las que colaboraba en Entre Líneas me proveían también de muchas lecturas y, en cualquier caso, tengo la biblioteca pública, a la que acudo siempre que puedo. Lo que sí que necesitaba era un móvil, y ya teniendo móvil, mi necesidad de adquirir un Kindle se vio bastante reducida, teniendo en cuenta la pantalla de 4'3" de mi smartphone, en la que se puede leer bastante bien, sin desprestigiar, por supuesto, a un Kindle; ante él no habrá smartphones que valgan, ya que está diseñado para realizar una función y un smartphone más bien "hace un poco de todo", sin especializarse en nada concreto. Digamos que nuestro smartphone como eReader sirve un poco para salir del paso, pero de todos modos creo que una app para leer en nuestro móvil es algo que no nos puede faltar a los que tenemos este hobby.
Probé con algunos, como Moon+ Reader, que me decepcionaron, bien por unas cosas o por otras. Cada app tiene unas funciones y las de ésta que os comento no estaban hechas para mí. Entonces, por fin, di con Aldiko y supe que ésa sería mi elección.

Para empezar, un funcionamiento más sencillo es imposible. Introducimos vía USB -o también por medio del almacenamiento en la nube, mi servidor es Dropbox así que no he probado los demás, pero supongo que funcionarán igual de bien- los archivos .epub o .pdf que queramos exportar a nuestra librería en Aldiko. Una vez tengamos allí los libros que queramos leer, basta con pulsar sobre nuestra elección y a empezar. Además, al abrir la app tenemos una barra donde figuran nuestras lecturas recientes, para que no perdamos tiempo buscando en la librería la novela que tengamos entre manos.

Una vez abierto el libro, tenemos diferentes ajustes: podemos colocar marcas y poner notas en las páginas que nos gusten, elegir si queremos que el libro se lea como letras negras sobre fondo blanco o al revés -funcionalidad que veo un poco tonta, pero en fin, si alguno no quiere destrozarse los ojos leyendo a oscuras está bien, aunque no es mi caso-, podemos ajustar el tamaño del texto, el brillo de la pantalla, eliminar la función de rotar pantalla, junto a algunas cuestiones más.

En resumen, siendo un app muy sencilla, cumple su función a la perfección. Si tengo que ponerle alguna pega, es que al desplazar página a veces hay que insistir pulsando varias veces, o si pulsas para pasar una página en ocasiones lo que hace es retroceder... pero vamos, que merece la pena, o al menos para mí.

Aprovecho para contaros que estoy ahora mismo con La ladrona de libros, después de tantas alabanzas tenía que catarlo. Ya voy por más de la mitad así que no va mal la cosa, no ;) Y, como os digo, ¡puedo leer en todas partes gracias a tener los libros en mi smartphone! Puede que esa sea la mayor ventaja indiscutible de leer en smartphone frente al Kindle: hay quien acostumbra a llevar su lector de libros electrónicos siempre encima, pero creo que no sería mi caso. En cambio, ¿quién se deja el móvil en casa?

Yo os lo recomiendo a todos los amantes de la lectura. Los libros electrónicos son mucho más baratos que los que están en papel e incluso gratis si das con la web adecuada, pero claro, eso no debo decirlo porque es ilegal. Y a los que adoramos sentir el papel entre nuestros dedos, acariciar la portada, una buena edición... siempre podremos probar a leer ese libro que tan buena pinta tiene en un formato más barato para después, si nos convence, hacernos con la joyita en papel -esa es mi técnica ;)-.

¡Espero que esta pequeña review os haya servido para, al menos, probar esta sencilla y gran app y animaros a ampliar un poquito vuestra librería sin ocupar más espacio en las abarrotadas estanterías!

viernes, 23 de agosto de 2013

Delirios #3: Retos


La vida nos presenta retos. Así son las cosas.
A veces nos dicen que no podemos, que no somos capaces. No es algo malo, no siempre hay malas intenciones en las personas. A veces necesitamos sacar garra y demostrar que sí, que podemos.
Puede que nadie confíe en nosotros, o puede que una persona, simplemente una persona, nos apoye cuando el resto del mundo afirma que no podemos hacer algo.
En ocasiones sólo nos apoyamos nosotros mismos.
Estás perdido cuando tú no te apoyas en ti.
Sólo es necesaria una cosa. Sólo una.
Cuando nadie cree en ti, puede que tengan razón. Puede que no seas capaz de algo. Porque no quieres.
Pero si quieres, puedes. Así son las cosas.
Por eso, cuando nadie cree en ti, sólo es necesaria una cosa.
Sólo una.
Inténtalo.
Puede que luego te enfrentes al temido "te lo dije".
O puede que no.

sábado, 10 de agosto de 2013

Para un día triste

Porque no hay persona que no esté triste en algún momento, y a veces a muchos nos consuela que la música nos comprenda. Personalmente, esta canción consigue que me desahogue y, a la vez, que piense en evadirme, en cambiar de lugar, en buscar cosas nuevas, nuevos sitios, nuevas experiencias. Me encanta.



"And you caused it..."