jueves, 11 de octubre de 2012

Delirios #1: Lo que dijo Sierra i Fabra.

Nada mejor que empezar a delirar un poco sobre un tema algo escabroso.

Para qué voy a engañaros, me encanta la polémica; por eso, unos tweets en mi TimeLine de mi cuenta personal en Twitter llamaron soberanamente mi atención. En ella, dos bloggeros debatían sobre unos supuestos artículos de un aclamado escritor actual, Jordi Sierra i Fabra. Este archiconocido barcelonés puso patas arriba, al parecer, las bases sobre las que se sustenta la bloggosfera literaria-juvenil. Siguiendo con curiosidad este hilo de tweets tan interesantes, decidí meterme, como quien no quiere la cosa, en la conversación para preguntar sobre los polémicos artículos que, posteriormente, leería.

Y así es como Sasy y Mike me enseñaron lo que dijo Sierra i Fabra.

Para situaros un poco, el primer artículo fue publicado por la popular revista on-line de literatura juvenil, El Tiramilla. Para quien quiera leerlo porque le haya picado la curiosidad, como a mí, aquí tenéis el enlace. Y para quien sea un vago redomado, un pequeño resumen: autopublicación. Ni más ni menos... ¿verdad?

El pequeño Jordi nos habla de un tema que está en auge con esto de la bloggosfera. Casi ligada a la afición de leer está la necesidad de expresar nuevos mundos, nuevas ideas -y a veces no tan nuevas- y con ello nos encontramos con que una ingente cantidad de lectores de toda clase siente el anhelo de ver publicada una obra, alcanzar el éxito o simplemente cumplir un sueño. Como es de esperar, no todos lo logran. Editar un libro requiere unos costes que las editoriales no están dispuestas a pagar si no reciben cierto beneficio. Una editorial no es un grupo de hermanitas de la caridad, sino un negocio, y por ello lo que deben publicar es lo que creen que van a vender, lo que es posible que guste al público.

Ahora surge un pequeño dilema que no tiene fácil respuesta. ¿Es aquello que todo el mundo compra lo verdaderamente bueno? ¿O acaso hay muchas obras que, por el simple hecho de ser diferentes o no tener el atractivo suficiente, se quedan en el camino, teniendo un auténtico potencial oculto tras las atractivas cubiertas de novedades clonadas?

Pero, como bien diría Michael Ende, eso es otra historia y deberá ser contada en otro momento.

De lo que nos habla Sierra i Fabra en este primer artículo es de la autopublicación... ¿verdad?

Quiero citar algunos párrafos que me han llamado la atención.
Pero cada año, chicos y chicas adolescentes, “publican” su libro. 
¿Milagro? ¿Genios? 
No: autopublicación. 
Hay dos formas de ver editada una obra en papel (todo el mundo cuelga sus cosas en Internet, pero todavía sigue existiendo la magia del libro impreso, el que se toca, el que se regala). Una es que un editor se interese por él. Si es así, enhorabuena. Lo has conseguido. 
La otra, por desgracia, es triste."
Creedme que de ningún modo querría yo cuestionar a este alabado autor sobre la función de los editores, que para algo él tiene el mérito de superar la friolera de 400 obras publicadas... pero ese "Si es así, enhorabuena. Lo has conseguido." no deja de reconcomerme. Haber conseguido que una editorial te publique una novela o una obra... ¿es el equivalente a haber conseguido escribir una buena obra? ¿No es la editorial un negocio que lucha por el máximo beneficio económico, olvidando a veces la calidad de sus apuestas? ¿Es posible que una gran multitud de obras buenas se queden puestos atrás en la lista de las futuras novedades, quedando en primeras filas novelas que son puros clones de bestsellers que ya han cosechado un éxito importante, con la esperanza de que se clonen también las ganancias generadas? Señor Sierra i Fabra, discúlpeme usted pero creo que presupone que publicación editorial es sinónimo de perfección literaria. No sabría yo decirle...
Escribir es algo grandioso. Autoeditarse un libro, aunque la imprenta o ese “editor” sean buenas personas y no te engañen y te vendan realmente lo que hacen, es como irse de luna de miel y besar una foto en lugar de besar a la pareja."
Quiero recalcar esa mención a la autoedición. Leer los comentarios generados a partir de un artículo, y más si este es polémico y de opinión, siempre enriquece. Quería destacar en especial el comentario de Laura B., en el que hace una clara distinción entre autoedición y coedición, que es de lo que verdaderamente habla este artículo. Los autores autopublicados corren al 100% con los gastos de sus ediciones. Los coeditados, sin embargo, son otra historia, que Sierra i Fabra explica bajo el nombre de los primeros. ¡Tenga usted cuidado con las palabras que utiliza, señor Jordi! Que usted, que es escritor, debería hacerlo mejor que nadie.

En lo que respecta al resto del artículo, he de decir que no tengo ninguna pega. Incluso me ha agradado leerlo. Adentrándonos un poco en el terreno personal, mencionar que soy un proyecto de novelista frustrada. Nunca logro acabar lo que empiezo, pero escribo, escribo, escribo y leo. Y de repente aparece una muchacha con quince años y una novela publicada. Y mi pregunta es, ¿qué estoy haciendo con mi vida? ¿A dónde estoy llevando mis aspiraciones? No puedo negar, dando un tono más serio a esta entrada -ah, ¿que no lo tenía ya?-, que este artículo me ha dado algo de esperanza. Hay que escribir, hay que leer, eso es lo que le hace a uno escritor.

Y hasta aquí todo bien. A algunos este artículo les dio cierto picor de nariz, y nada más.

Pero luego llegó el otro artículo.

Y todo cambió.

CONTINUARÁ.

7 comentarios:

  1. Maldita seas, yo quiero leer la continuación xDDD.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te preocupes, que ya está cociéndose en el horno ;)

      Eliminar
  2. Sobraba niños de papá y mencionar edades. Un libro auto publicado puede ser malo tanto escrito por una persona de 15 como por una de 43. Estoy de acuerdo en que hay que tener cierto grado de autocrítica porque después pasa que nadie se fía de novelas de este tipo por la poca calidad que tienen muchas, pero vaya, que esto sea exclusivo de la edad y de niños de papá me parece una gran mentira y una generalización horrenda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, lo de "niños de papá" está desfasado. El tema de mencionar edades, bueno, es cierto que está generalizando y no me parece bien, pero como dije en el último párrafo, creo que más que criticar encarnizadamente a este tipo de autores lo que Sierra i Fabra pretende es expresar que quizá alguien muy joven no tenga la trayectoria lectora y escritora de una persona con más edad y no por ello debe desesperarse si no le publican, que debe seguir intentándolo. O al menos yo lo he interpretado así.

      Eliminar
  3. Toda la razon. NO me choco demasiado, pero al menos es solo una opinion y si uno quiere autopublicar pues autopublica!!

    besos!

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado leer tu opinión :) Muy bien construida y argumentada. Yo también disfruté leyendo el artículo de Sierra y Fabra y estuve de acuerdo en algunos puntos, como aquellos jóvenes - y no tan jóvenes - que malvenden sus sueños a editoriales de baja estafa (de las que si pueden te timarán seguro.) o se auto-publican sin esperar más, sin seguir luchando por ese reconocimiento que, muchos, merecen.

    Un beso <3 No conocía tu blog, así que te sigo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que hayas disfrutado leyéndola, un beso enorme ;)

      Eliminar